14 de abril de 2010

s/t

Vive tu aroma conmigo y duerme en mi cama todas las noches
tú no lo sabes pero aquí estás
quedas dormido en la acera de este cuerpo de estaño
En las madrugadas de escasa llovizna
tu sudor se confunde con el agua que habita mi boca
Arde la cama vieja de pasadas luchas
Incendiamos nuestras manos y bebemos el elixir de la complicidad
Eres culpable y soy culpable
de morderle los labios a la estación de las brasas
de perseguir la sonada canción de carreteras perdidas
oscurecer el patio en la avenida más cercana
lacerar el rostro de palo con las uñas

3 comentarios:

Javier Alejandro Toledo dijo...

este poema me gustó por...

Eres culpable y soy culpable
de morderle los labios a la estación de las brasas
de perseguir la sonada canción de carreteras perdidas
oscurecer el patio en la avenida más cercana
lacerar el rostro de palo con las uñas.


un abrazo y espero que estes muy bien.

Ojo Nocturno dijo...

Como si fuese dedicado a un vampiro...
Esta Chido!!!
Saludos.

Athena dijo...

Me gustó también la parte de :

Eres culpable y soy culpable
de morderle los labios a la estación de las brasas...

Un gustote leerte como siempre.

Saludos!!

google888e13a893acf05c.html

google888e13a893acf05c.html